viernes, 23 de julio de 2010

Volaba yo al rededor de un punto sobre el cual me habían dicho que no debía de volar... escuchaba voces que decían: Caerás. Y no hice caso.
Me estaba preparando para aterrizar, cuando de repente un ventaron me lanzo sobre un jardín lleno de flores, mil colores, mil aromas, supe diferenciar a cuales podía acercarme y de cuales debía alejarme... de todos modos no podía mantener mi pensamiento en ellas, pues solo buscaba aquel punto, el cual todos le decían ¨Prohibido¨, y al cual tenia que llegar no importara que se me atravesara.
Despeje mi mente, y emprendí de nuevo mi vuelo... y no hice caso.
Al llegar, el punto había cambiado, no tenia ni la misma forma ni el mismo color, los cuales mi atención habían llamado antes, pero la esencia que me atrajo algún día seguía ahí, lo sentía. Entendí que había empezado a ver con el corazón en vez de ver con mis propios ojos, fue ahí que los cerré y deje que mis latidos me guíen...y entendí que mientras más me acercaba, más rápidos y fuertes eran.
Ellos dijeron no vayas, y no hice caso.
Abrí los ojos, y me encontré en cama, mi subconsciente había estado actuando por mi, supe que ni un jardín lleno de flores llamativas podían quitarme de el pensamiento, ni arrancarme de el corazón este grande sentimiento, que mil cosas podían decirme no seguir, pero que confío en algo mucho mas grande que me ayuda a seguir, soy así, pero esta vez soy un poco distinta, mi mente quiere jugar sucio conmigo como siempre lo ha hecho y esta a segundos de lograrlo pero reacciono y no hago caso.
Deje mis problemas en manos confiables, porque creo en algo mas grande sabes? y su vez ya deje de ver con los ojos, simplemente escucho mis latidos y son ellos los que me impulsan a seguir.
Escucho voces que me dicen que no, y no hago caso.
-chLE

No hay comentarios:

Publicar un comentario